20040917

Mis años perdidos

Todo el que me haya seguido a través del libro más tergiversado de la Historia habrá notado que, misteriosamente, desaparezco cuando soy un chaval y reaparezco ya con treinta y pocos, dispuesto a ser el Gran Sacrificado. ¿Nunca os habéis preguntado el por qué?
Me volví loco cuando se me encomendó mi misión. Sí, yo también soy Dios, pero, de la Trinidad, yo encarnaba la parte más débil, yo era La Carne. Y como carne sufriente que era me asusté. Me negué. Negué a mi Padre antes de que Pedro me negara a mí. Mi Padre bajó a hablar conmigo. Era el destino, me dijo, y se quedó tan tranquilo. Puta omnisciencia...
Yo seguí negándome. Él siguió insistiendo. Al final, conseguí una moratoria. Yo debería haber sido sacrificado en plena juventud, para hacer más patente el mensaje. Conseguí unos años más, y presentarme así al sacrificio ya con treinta años, casi un viejo en aquella época. De hecho, cuando me subieron a la cruz me quedaban ya pocos dientes. Y me dolía todo el cuerpo. Eso sí, siglos y siglos de desinformación han hecho que la imagen que tengáis de mí sea la de un hippy de perpetuo buen rollito. Pero no.
¿Y qué hice durante esos años? Lo que haríais cualquiera de vosotros si os pronostican unos pocos años de vida: vivir. Aprovechar cada momento, porque puede convertirse en el último. Conocí otras carnes, engendré hijos, blasfemé, me emborraché y tomé el nombre de Dios -mi nombre- en vano. Me dediqué a ser persona, pues ya iba a ser Dios por toda la Eternidad.
¿No habríais hecho vosotros lo mismo?

9 Comments:

Blogger Woed said...

Pues sí que hubiera hecho lo mismo. Yo me tiraría todos los días fornicando con cualquiera, total, para lo que me iba a quedar de vida mejor aprovechar el tiempo. No creo que hubiese sido tan canalla como para dedicarme a una sola moza, ya que si la moza se enamorara de mí no creo que le hiciera ninguna gracia mi inminente muerte. Por eso me dedicaria a probar todas las fulanas posibles, y entre polvo y polvo, me pondría hasta el culo de vino. Viviría como Dios.

5:09 p. m.  
Blogger La Ira de Dios said...

Ésa fue la idea, y así se me permitió. Claro que jamás oirá hablar de esos años locos.

3:32 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que Cabrón!!! Donde está el libro que explica todo esto? Hable!!! Sus feligreses queremos respuestas.

11:19 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Esto es una gilipollez. Para ver una crisis espiritual de verdadero alcance consultar http://rojotercero.blogspot.com

10:13 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La autentica crisis te la está provocando

http://todossomosvico.blogspot.com/

Titanazo!!!!

10:52 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Pero, cómo es posible que los hombres de eras antiguas, los padres del pueblo judio, llegasen a vivir siglos y siglos. Se dice que era gracias a su pureza de espíritu y a su rectitud, no entiendo cómo el Hijo de Dios no hizo gala de estas virtudes... ¿se dejó atrapar por el pecado acaso y de ahí la decrepitud de su cuerpo humano?

Firma:
Loko!

11:53 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Venga a darle a la botella y al palique. Has hecho bien en destrozarte el cuerpo y ser un vividor. Para acabar palmándola 3 años después, mejor haber vivido bien. Pero también que pardillos tuvistes por apóstoles, que se quedaron con tus enseñanzas sobre la castidad, y no con el alcoholismo y las drongas.

-Zeros Metallium-

8:38 p. m.  
Blogger amenazame@yahoo.es said...

Esto es una gilipollez. Para ver una crisis espiritual de verdadero alcance consultar http://rojotercero.blogspot.com

--> la edad del pavo ad eternam es lo que me gustaría a mi, pero sin acné craneoencefálico, a ser posible. Gracias

1:30 a. m.  
Anonymous Cordero negro said...

Bien hecho!!! aunque del nabo eso de los dientes caidos, la neta ¿sete olvido que eras DIOS y que podias haberte hecho crecer otros? eso si que fue un absurdum pero por lo demas Bien hecho.

1:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home