20051016

Rameras

Hubo un tiempo en el que no fuimos Trino. Uno reinaba y gobernaba desde la rabia, el miedo y la crispación. Eran los tiempos en que los sacrificios los hacíais vosotros, en que Nosotros éramos los reverenciados. Pero mi Padre se aburría. La parte que era Él deseaba enrevesar la liturgia con sinsentidos. Quería vuestra fe ciega, desnuda, desprovista de lógica.
Nos separó.
Yo tomé la forma del Hijo. Y me hice carne.
Y como carne mortal que fui se me presentaron deseos e inquietudes por las que no había imaginado pasar. Mis músculos me dolían tras realizar esfuerzos desacostumbrados. Mi boca se secaba ante el asesino sol. Mi frente se licuaba en sudor que florecía al pisar el suelo. Sentí hambre. Frío. Desolación.
Pero hubo algo para lo que no estaba preparado.
Entre mis piernas había crecido la masculinidad que me equiparaba a vosotros. Fui poseedor de un pene carnívoro, henchido y recorrido por venas que portaban ambrosía. Y mi pene reclamaba su reinado en la tierra.
Mi primera erección la tuve a los doce años. Entre mis piernas se irguió el templo de la alianza. Y lo porté durante la mayor parte del día. No me sentí cómodo, ni con ésa ni con las siguientes. Pensé que el Hijo de Dios, Dios mismo, no podía tener inclinaciones terrenales. Pero era humano, y mi humanidad me consumía. Así que me dejé llevar por la brisa lujuriosa de la juventud. Y gocé.
No era un amante torpe. Nací para el Amor espiritual, pero el físico, ayudado por mi omnipotencia, tampoco supuso impedimento para mí. Conocí a multitud de mujeres, a más de una simultáneamente, y nunca tuve una queja ni una mirada de desagrado. Me metía en ellas por todos sus poros, sus recovecos fueron recorridos por mi omnipresencia, y calmaba sus almas y sus carcasas con el mismo movimiento. Pude dejar hijos, pero preferí que mi simiente fuese estéril, inútil, para hacer más exagerado Nuestro sacrificio.
Pero en verdad os digo que cuando me crucificaron, antes de abandonar mi cuerpo, cubierto de sangre, mi última respuesta fue una erección de la que brotó confusión para mis captores, y pavor para los que asistieron a mi muerte en este vuestro valle de lágrimas.

15 Comments:

Anonymous Andrés said...

Todos los crucificados mueren empalmados.

10:20 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

No todos morimos enpalados

5:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sí, también se da la trempera post mortem en los casos de muerte por asfixia o ahorcamiento... sólo que va acompañada de cagaleras y a veces te estallan los tímpanos también.

11:32 p. m.  
Blogger Louis Wain said...

Sois unos blasfemos. Ya pedireis un cura en vuestra ultima hora, listillos

5:40 p. m.  
Blogger Carcelado said...

Es posible, pero para cagarlo en la cabeza.

Por cierto tu nombre se parece mucho
a
ya por culo te van a dar.

2:37 p. m.  
Anonymous Yehuda said...

Solo pido a Yaweh.. que tenga misericordia de ti...no te maldigo...por que no me toca, ya te maldecira, si no te retractas de lo que has dicho...no seas fatuo en tu hablar.. mira que no sea que se te tome en cuenta esta blasfemia.. por que lo unico que no puede perdonar D-os es la blasfemia contra su Espiritu Santo...te invito una vez mas a que reconcideres y borres todos tus articulos.. no te condenes a ti mismo por tu palabreria... de verdad...luego sera tarde.. Alguien que ora por ti.
Gracias.

6:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yehuda, condescendientón, déjanos a nuestro libre albedrío...tú luego podrás tirarnos huesos de melocotón, desde tu nube al foso ardiente donde estaremos

12:09 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

ese soy soy...el de arriba

12:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

joder!

12:10 p. m.  
Blogger Don Julito said...

Por fin, coño! soy yo!

12:49 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A menos que se sea homosexual, y lo digo con respeto, cualquier hombre tarde o temprano sentirá las ganas de meter.

3:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

no mames que buen articulo primera ves que no es cuentro pendejadas en los espasios, estaves se rifaron escribiendo eso, y con respecto a los tarados que cren en alguna fuerza espiritual sea el diablo dios sepanse que el hombre
bino a gobernar no a ser gobernado, el fuerte sobrevive el devil prece, una rodilla humana jamas deve de rendirle culto a nadia a ninguna identidas dea maligna o venevolente, el ser supremo lo somos todos.

9:28 p. m.  
Anonymous akatu said...

Me ha encantado el articulo lo veo de lo más coherente que he leido sobre este tipo.

11:28 p. m.  
Blogger Meridiano said...

Esta bueno el articulo, el creador nos ha creado con libre albedrio, Algunos hemos decidido ir en contra del opresor: DIOS! Maldito sea tu nombre....

6:42 a. m.  
Blogger Meridiano said...

Meridiano:

Esta bueno el articulo, el creador nos ha hecho a todos angeles, con libre albedrio, algunos hemos decidido ir contra el opresor: DIOS!!!!!! Maldito sea tu nombre...

6:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home